El día tan esperado

LLegó el día de la presentación de “Había una vez una magnolia”, esta historia nos recordó que sin raíces no hay alas para volar, y este pensamiento acompañó nuestro proyecto durante todo este año y nos permitió conocer la historia de nuestra escuela.

Como un bello árbol nuestra institución  fue creciendo a través de las distintas generaciones, construyendo una historia. Y si de historia se trata, queremos agradecer especialmente a:

Irene y Cuqui que iniciaron este camino cuando este gran árbol de hoy era apenas un pequeño brote. Hoy nos acompañan para seguir creciendo y construyendo nuevos horizontes para  continuar el vuelo.

Un agradecimiento especial también a nuestras actrices Inés Cejas y Julieta Alvarez Vigil  que fue alumna de nuestro jardín y ahora docente , quienes le dieron vida a Magnolia y Paloma.

Gracias a las profesoras de Música Tamara y Cecilia que hicieron que la música llegue a nuestro corazón y acompañaron a cada sala para que viviéramos este momento con mucha alegría y a Elizabeth nuestra coordinadora del departamento de música que nos guió para llevar a cabo este festival.

Ahora solo nos queda agradecer a los verdaderos protagonistas  que junto con las docentes hicieron posible contar esta historia.

Los Naranjos y Manzanos junto a Meli, Marina y Pato.

Las salas de los Jacarandás y los Ombúes junto a Maga, Pato, Flor y Gaby.

Las salas de los Tilos y los Ceibos junto a Paola, Yani y Romi.

Y a los más grandes del jardín los Kiris y los Cerezos junto a Yami, Pauli y Nidia.

Unas gracias enormes también a los maestros y profesores de áreas Lili, Alejandra, Anabella, Ana y Patricia Fuster.

Muchas gracias a las familias que nos acompañaron a lo largo del año participando activamente de nuestra propuesta.

Y este festejo fue una manera de celebrar el cumpleaños número 80 de nuestra institución y queremos compartir las palabras finales de esta hermosa historia…

“Y así es en un país, una ciudad, un barrio, una escuela y en esa escuela, que es nuestra escuela, una hubo una magnolia que nos dejó sus raíces, su recuerdo, su bello perfume y alas para volar”.